JBpescador

JBpescador
el autor
PORTAL DEDICADO A TODO LO RELACIONADO CON EL MUNDO DE LA PESCA DEPORTIVA EN EL MAR

TAMBIEN PUEDES LEER AL AUTOR EN ALGUNO DE SUS LIBROS:

EL ARTE DE LA PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2000

CUADERNO DE PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2002

Traduce el Blog

domingo, 20 de diciembre de 2009

PESCA DESDE EMBARCACION: CACEA o CURRICAN

En esta actualizacion vamos a intentar describiros como es la cacea o currican en sus distintas versiones:
Cuando se habla de cacea o curricán, en primer lugar debemos saber que consiste en arrastrar un cebo, ya sea natural o artificial por la superficie, a media profundidad o incluso a pocos centímetros del fondo. Se realiza desde una embarcación a una determinada velocidad. Esta modalidad se puede desarrollar en varias versiones, desde la ligera o pequeña hasta grande; para ello solo dependerá del tipo de embarcación que utilicemos, así como el material empleado. Una vez sabido esto, creo que sería mejor desarrollarlas una a una.

PEQUEÑA CACEA o CURRICAN LIGERO:

Esta versión es la que se dedica a la pesca cerca de la costa y está enfocada principalmente a la pesca de peces que se dedican a alimentarse cerca de las costas, bien sean rocosas o arenosas. Como es lógico, en esta versión de cacea se pueden capturar diversas especies, pero por lo general suelen ser especies de pequeña o mediana dimensión, aunque tampoco se descarta la posibilidad de engancharse piezas que pueden ser merecedoras de grandes elogios.

MEDIANA CACEA o CURRICAN COSTERO:

Como se ha comentado antes, la mediana cacea o curricán, es la que está enfo-cada a la pesca desde embarcación sobre fondos medianamente profundos, sin lle-gar a situarse muy lejos de la costa. En esta versión las posibles piezas de captura, difieren en su tamaño con relación a las que se pueden obtener en la pequeña cacea, aunque tampoco se descarta que aparezcan enganchadas en los anzuelos piezas pequeñas, sobre todo si ejecutamos la cacea o curricán de superficie. Estas piezas podemos utilizarlas de cebos vivos, para obtener mayores capturas. Pero la base principal de esta versión es la de hacer pasadas a varias profundidades, con el fin de capturar esas piezas de paso que hay por nuestras costas.

GRAN CACEA o CURRICAN DE ALTURA:


La gran cacea o curricán de altura, es la reina de todas las modalidades practica-das en la pesca desde embarcación. Porque lo que se desprende de esta modalidad es la utilización de material pesado, así como, de una embarcación apropiada a las circunstancias que determinan la pelea con los grandes pelágicos.


CAÑAS:

Con respecto a las cañas, como es lógico, en cada versión se utiliza un material apropiado. Esto quiere decir que para la pequeña cacea utilizaremos cañas pequeñas o incluso medianas de unas potencias inferiores a las utilizadas en las demás versiones. Si utilizamos para esta versión cañas y carretes destinados a la gran cacea, nunca podremos disfrutar del equipo, ya que apenas notaremos los tirones que se produzcan cuando se clave una pieza pequeña o mediana. Por otra parte, las cañas para esta modalidad deberemos comprarlas acordes con la especie que se pretenda pescar y como no, también acordes con la versión que vayamos a utilizar. Con respecto a las características principales que debemos tener en cuenta a la hora de comprarlas son la potencia, la flexibilidad, la robustez y el diseño; claro que todo esto está condicionado, como he dicho anteriormente al tipo de cacea que vayamos a practicar.

Como veíamos anteriormente, la marca Nou Cast, posee dos series de cañas de embarcación. De ahí que la serie Stamp- Up, sea una de las mejores que podemos encontrar en el extenso mercado nacional e internacional, principalmente porque, esta serie tiene varias cañas para las distintas versiones de esta modalidad. Para la pequeña cacea, está la Stamp- up de 12 lbs, pudiendo incluso utilizar la caña de 20 a 50 lbs. Para la mediana cacea está la de 30 a 80 lbs o la de 40- 100 lbs. Y para la gran cacea la de 50- 130 lbs. Y todas ellas con unas terminaciones excelentes y un acabado excepcional, pudiéndose incluso anillar en cualquier versión, según el gusto del pescador más exigente

CARRETES:

Con los carretes sucede lo mismo que con las cañas, estos deben estar acordes con las cañas y con la versión que estemos practicando. Por lo general se utilizan ca-rretes multiplicadores, aunque aún hay pescadores que para la pequeña cacea utilizan carretes de bobina fija, pero en el momento que cambian de versión, cambian ra-dicalmente de tipo de carrete, debido principalmente a la robustez del material y a la capacidad de almacenaje de sedal de dichos carretes. De ahí que para la gran cacea se utilicen los mismos carretes que para el drifting pesado o big game.
En el tema de los carretes que se utlizan para la modalidad de gran cacea o cu-rricán de altura, Nou Cast comercializa los carretes Duel. Estos carretes son ideales para esta pesca, ya que permiten tener dos anchos de bobina, con un cambio rápido y sin problemas, aparte de que poseen frenos de carbono que permiten una frenada constante y sin tirones, siendo el único carrete con dos velocidades automáticas. Podemos encontralos en dos colores: Oro anodizado y negro grafito.

SEDALES:

En el tema de los sedales, estamos en las mismas circunstancias, ya que, para la pequeña cacea se utilizaran sedales más finos que para la gran cacea. Actualmente se están utilizando sedales trenzados para todas las versiones de cacea o curricán. La razón principal es obvia, ya que este tipo de sedal aguanta el doble que un monofila-mento de teflón, colamida, poliamida, etc. Y permite detectar mejor la picada de los peces, principalmente porque carece de elasticidad. Otro de los puntos a tener en cuenta es el sedal que se debe utilizar para los últimos metros de la línea, o sea para el bajo, ya que hay pescadores que empalman varios metros de sedal de alambre, porque este es mas resistente y se puede colocar en el fondo con poco plomo.

NUDOS:

Cuando realizamos la modalidad de cacea desde embarcación, tenemos que tener claro que los nudos deben ser muy resistentes y fiables. Cuando utilizamos se-dales trenzados descubrimos que muchos nudos no se pueden hacer porque este sedal es muy resbaladizo y se escapa con facilidad. Por ello, uno de los nudos que se utiliza con mucha mas frecuencia, sobre todo para atar mosquetones, anzuelos de anilla, emerillones e incluso cebos artificiales con este tipo de sedal, es el de palomar o medio corte.

Nudo de palomar o medio corte: Para realizar este nudo correctamente debemos hacer lo siguiente
En primer lugar doblaremos el sedal, como si fuéramos a hacer una lazada, des-pués pasaremos este sedal doblado a través del ojal del mosquetón, anzuelo, etc.
Seguidamente haremos un nudo por encima con el sedal doble, después haremos pasar el bucle por dentro del mosquetón, anzuelo, etc y por último humedeceremos el sedal , apretaremos con fuerza y recortaremos el sedal sobrante.


ANZUELOS:

En la cacea o curricán son muchos los anzuelos que se pueden utilizar, pero sobre todo los que mas se utilizan son los anzuelos triples o poteras, ya que la mayoría de los artificiales los llevan, aunque si nos metemos de lleno en la cacea de altura, muchos artificiales que se utilizan para la pesca del atún rojo del Mediterráneo, suelen llevar anzuelos dobles y empatillados al artificial con cable de acero, para evitar sobre todo, la perdida de alguna pieza importante. Con relación a los modelos, también son bastantes los que se pueden utilizar, pero si utilizamos peces vivos para la carnada, debemos utilizar los modelos de anilla, ya que estos permiten que el pez tenga mayor movilidad y puedan hacer bien su trabajo, que no es otro que incitar a los depredadores a que le ataquen. Con respecto al tamaño de los anzuelos, siempre dependerán del tipo de cebo se les presente. Pero por lo general las tamaños oscilan desde 1 al 3/0, en la pequeña cacea hasta los 7/0, que pueden llegar a ser utilizados en la gran cacea.


CEBOS:

Con relación a los cebos, los más utilizados son los artificiales, sin descartar nunca los naturales. Cuando hablamos de artificiales para la pesca a cacea, debemos saber que los más utilizados son los de colores llamativos, fabricados con plumas o tiras de vinilo, y como es lógico en grandes tamaños y diferentes pesos. Los peces artificiales también se utilizan muy a menudo, sobre todo en la pequeña y mediana cacea. Por lo general, suelen utilizarse los artificiales más llamativos, fabricados en combinaciones de rojo, negro, azul, blanco, verde y amarillo. Incluso algunos están fabricados con una élice en la parte delantera para que sean mas atrayentes, ya que al desplazarse por la superficie del agua producen una cortina de burbujas y espuma, muy atractiva para los peces depredadores, asi como los llamados sonajeros que contienen en su interior unas pequeñas bolas que producen un ruido caracteristico. Al igual tambien los llamados poppers que se utilizan mucho mas en superficie que a fondo, sobre todo porque en superficie la forma de su boca, emite sonido de pompas al romperse y con ello atrae a los peces. Por ello, es preferible utilizar varios modelos y hacerlos operar a varias profundidades, para que de esta forma, tener más oportunidad de dar con el preferido del pez en un momento determinado, según las condiciones y el estado del mar.

Con relación a los cebos naturales, debemos decir que los mas utilizados son los peces cebo, que previamente debemos pescarlos con calamarcillos de plástico o pequeñas plumas. Cuando localicemos un banco de pequeños atunes, albacora, bonitos, etc. debemos hacer pasadas por la periferia de dicho cardume, porque de esta forma siempre estarán agrupados y no se asustarán. Cuando se consigue obtener una pieza de buen tamaño y creamos oportuno encarnarla viva, deberemos hacerlo rápida y delicadamente. Para ello, debemos tener varios terminales preparados y de distintas medidas. La forma más eficaz de encarnar un pez cebo, será colocándole un anzuelo en la boca y otro a la altura del ano, o bien dejando libre el segundo anzuelo y colocado aproximadamente a la altura de las aletas pectorales. Pero con la condición de que el anzuelo que colocamos en la boca debe ir sujeto con un elástico a la propia línea, si no el pez se arqueará irremediablemente. También hay que decir que estos cebos debemos arrastrarlos a unas velocidades bajas, ya que de otra forma el pez se arrastrara dando vueltas sobre sí mismo y no tendrá efectividad alguna. Si por desgracia, no hemos podido mantener los peces vivos y tenemos que colocarlos muertos, deberemos coserlos con el terminal, o sea pasaremos el anzuelo por el interior del ano del pez hasta sacarlo por la boca, pero con la particularidad de que la boca debemos coserla para que en el momento del arrastre no se abra, para ello podemos utilizar sedal de un diámetro fino o bien un alambre moldeable, de forma que el pez se quede de una forma natural y navegar derecho. Si el pez no navega bien, todo esto de nada servirá ya que no engañará el depredador. Por otro lado, cuando realizamos esta operación, no debemos dejar en el cebo ningún tipo de olor extraño, porque los peces depredadores son muy susceptibles a los olores extraños. Cuando encarnamos peces cebo como la aguja, es preferible colocarles en las mandíbulas un pequeño plomo y cubrir casi todo el cuerpo con tiras de vinilo de colores, de esta forma la carnada se vuelve irresistible, porque aparte de navegar mejor, emite destellos muy atrayentes para los depredadores.

AQUI OS DEJO DOS VIDEOS DONDE EXPLICA PERFECTAMENTE COMO SE REALIZA EL CURRICAN DE FONDO. TOMAD NOTA PORQUE SON MUY BUENOS.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

PESCA DESDE EMBARCACION: VOLANTIN o CHAMBEL

Otra de las modalidades que también se utilizan en la pesca desde embarcacion, es el famoso volantin o chambel. Por ello en esta nueva actualizacion vamos a comentar en que consiste esta técnica:

VOLANTIN o CHAMBEL:

El volantín o chambel desde embarcación es una de las modalidades con más arraigo que hay, porque desde siempre ha sido utilizada por los pescadores de embarcación, bien sea con la embarcación fondeada o a la deriva. La realización consiste en lanzar nuestros aparejos por debajo de la embarcación e intentar que los peces entren a comer nuestros cebos; para tal fin, podemos utilizar la sonda para encontrar los cardúmenes de peces, o incluso, a falta, de este aparato electrónico, hacer un buen cebado de la zona, pero todo ello, con el único fin de atraer a las posibles piezas. Si queremos utilizarla como antaño debemos hacerlo sin cañas, o sea, con sedales enrollados en corchos y sujetando el hilo con la mano. Hoy en día, todavía hay pescadores que adoran esta modalidad; ya que les permite percibir en sus manos las distintas picadas que se van produciendo, haciéndoles disfrutar plenamente de las peleas que ejercen algunos peces antes de ser cobrados. El volantín de mano es una modalidad individualista, y difícilmente se puede enseñar, ya que se basa en la intuición del pescador y sobre todo en la sensibilidad de su brazo. De hecho muchas veces se da el caso, de en la misma embarcacion unos pescadores obtienen más capturas que otros, debido precisamente a la intuición, la sensibilidad y a la propia experiencia del pescador.
Con respecto a la técnica, en este caso no es necesario aprender técnicas sofisticadas, sino que simplemente moviendo los cebos, o mejor dicho, dando pequeños tirones del sedal se obtiene el acercamiento de los peces al cebo. Pero, el problema principal que sufre el volantín de mano, es que cuando se recupera el sedal hay que dejarlo caer dentro de la barca y en los pies del pescador; produciéndose muchas veces enredos y nidos en el sedal. Igualmente también existe el problema de las grandes profundidades, ya que el pescador tendrá que recuperar todo el sedal extendido, llegando a producir un agotamiento rápido.

CAÑAS:

Tal vez, por todo esto, hoy en día el volantín de mano se está sustituyendo por el volantín de caña, porque en primer lugar no produce estos problemas y además es más fácil trabajar las grandes piezas enganchadas. Para ello, las cañas deben ser ligeras, flexibles y potentes. El porta carretes debe estar relativamente cerca del final, para poder apoyar la caña en la cintura y coger el carrete sin producir posturas extrañas. La longitud debe estar entre los 2 m. y los 5 m., con punteros híbridos, para detectar fácilmente las picadas de los peces y anillas de SIC, para evitar el recalentamiento del sedal al recogerlo desde grandes profundidades.
En el amplio mercado hay muchas clases de cañas para esta modalidad, pero personalmente recomiendo las que comercializa Nou Cast, ya que esta casa ha comercializado una serie de cañas dedicadas únicamente para la pesca de embarcación, bien sea a volantín como a fondeada. Las series Eclis, Barca Strong, Natante, Pagre o Bolentino, están pensadas expresamente para este tipo de pesca, porque la mayoría poseen al menos dos punteros híbridos fabricados en carbono de alto modulo o en fibra de vidrio, para poder ser utilizados según las distintas situaciones que se originen. Se pueden encontrar en distintas longitudes, que van desde los 2 metros hasta los 4 m. Y en varias potencias, desde 30 a 200 gr.

CARRETES:

Como principales características de los carretes de esta modalidad son: gran capacidad de sedal en la bobina, bobinas de tipo cónico, gran nivel de recuperación, varios rodamientos en el engranaje, suavidad, potencia y robustez. La gran capacidad de la bobina es precisamente para poder pescar sobre grandes fondos, y también poder intercambiar varias bobinas con distintos calibres de sedal. El utilizar bobinas cónicas es precisamente para evitar un mal desenrrollamiento del sedal mientras baja hacia el fondo; el gran nivel de recuperación es para evitar el cansancio en la recogida de éste. Por ello, el nivel aceptable será siempre superior al 4.6:1.

TERMINALES:

En el caso de los terminales, debemos decir que el más utilizado es el chambel y en el modelo pater noster, en una versión muy similar a la utilizada en el casting, pero con al menos tres anzuelos por encima del plomo y uno por debajo. De esta forma, los anzuelos de arriba los colocaremos pequeño o medianos, con cebos acordes a su tamaño, mientras que el de abajo lo pondremos grande, con cebos voluminosos. Pero, este tipo de terminal también tiene un problema y es el enredo de las cametas de los anzuelos sobre la línea madre, sobre todo cuando nos encontramos con una fuerte corriente en el fondo. Para ello, debemos confeccionarlos muy similares a los que se utilizan en el surf- casting, e incluso podemos confeccionarlos con brazos de plástico, perlitas con emerillones, o incluso con los brazos trenzados con un sedal del mismo calibre que la línea madre. Uno de los remedios más utilizado en esta modalidad es el comprar aparejos ya montados con un alambre especial antioxidante, que permite hacer la función buscada, pero con un alto nivel de visibilidad, lo que conlleva que muchas veces se prescinda de él. Si a pesar de todo esto las cametas se siguen enredando deberemos hacerlas más cortas, hasta conseguir eliminar dicho problema.
Por otro lado, otro de los terminales también muy usado desde embarcación es el corrido simple, que usaremos cuando el fondo lo permita. Este terminal es igual que el utilizado en las modalidades del casting, ya que muchas veces, especies como la dorada, desconfían del cebo que pende de un plomo. Por ello, con este terminal evitamos ese problema y permitimos que el pez no encuentre resistencia al tirar del cebo.

Otro de los terminales que también se utilizan en este tipo de modalidad, es el chambel de arrastre, que se utilizara siempre en fondos de arena y nunca en fondos de roca. Para confeccionarlo utilizaremos en primer lugar un plomo de arrastre, bien sea conico, de pirámide, exagonal, estrella, etc., y sobre la union del plomo a la línea confeccionaremos un reclamo giratorio, de forma que la cameta del anzuelo gire libremente, a la cual podremos incluso anudarle varios anzuelos, todo dependera como querramos confecionarlo. La técnica que utilizaremos con este aparejo será la de arrastar el plomo por el fondo, levantando pequeñas nubes de arena que simularan pequeños crustaceos.

CEBOS:

Con respecto al cebo, los más utilizados han sido siempre la sardina, alacha, caballa, etc., colocada entera o troceada, y el calamar, colocado también de igual forma; y últimamente se está utilizando la lombriz de rosca o beta, sobre todo para fondos de roca. Pero para obtener un resultado óptimo deberemos en todos los casos, utilizar un buen engodo para atraer a los peces. Aunque hay que decir que el cebado debemos colocarlo cerca del fondo para que pueda ser eficaz y para ello, debemos introducirlo dentro de un recipiente plomado con aberturas, para que se disperse la mezcla, y lanzarlo a agua sujeto a una cuerda. De esta forma crearemos una nube de partículas olorosas muy atrayente para los peces. De este modo, la mayoría de las veces obtendremos piezas pequeñas o de medianas dimensiones. Principalmente porque los más grandes suelen ser más recelosos y muchas veces ni se acercan al dicho recipiente. Por lo tanto, es preferible lanzar una caña relativamente lejos del lugar donde se concentra dicho engodo. En el caso de utilizar la técnica de pesca a media agua, deberemos actuar de distinta forma, o sea, el engodo lo lanzaremos por la borda o simplemente subiremos el recipiente hasta dejarlo cerca de la superficie. Y utilizar aparejos de flotador o incluso suspender a media agua el chambel.
La modalidad de pesca a volantín, tiene tres variantes: El volantín de costa, el volantín de medio fondo y el volantín de profundidad.


Volantín de costa: Esta variante de volantín es la que se realiza cerca de la costa y sobre fondos relativamente bajos, concretamente de entre 5 y 30 metros, buscando precisamente las especies que habitan a esta profundidad, que pueden ser desde serranos, obladas, raspallones, doncellas, tordos, etc.

Volantín de medio fondo: Esta otra variante es la que se realiza sobre fondos de mediana profundidad, entre 30 y 80 metros; la cuál busca especies que ya prefieren fondos mayores, como besugos, pajeles o brecas, pargos, dentones, etc.

Volantín de profundidad: Esta variante, como la propia palabra indica, es la que se realiza sobre grandes fondos. Fondos comprendidos entre 80 y 150 metros. Buscando, como es lógico, especies de mayor envergadura. Si en las variantes anteriores la realización puede ser con cañas o incluso con la mano, en esta ocasión su realización es distinta de las demás variantes, porque se realiza con carretes muy grandes, bien sean eléctricos o manuales. Estos carretes se montan sobre la cubierta de la embarcación, dejando que el sedal corra a través de apenas 50 cm., de caña que se fija al carrete. Esta caña tiene la única función de separar el sedal del casco de la embarcación cuando se deja caer y cuando se recupera el sedal. Su realización es muy simple, ya que después de encarnar los anzuelos se dejará caer hacia el fondo y después de varios minutos se recuperará todo el sedal confiando que algún pez haya mordido el anzuelo y se haya clavado. Hay pescadores que después de tener los aparejos en el fondo sujetan el sedal con la mano, para notar los distintos tirones que se producen cuando se clava una buena pieza. Pero también hay pescadores que esta variante no la consideran pesca, sobre todo si se utilizan carretes eléctricos, ya que alegan que la magia de la pesca se pierde; y se refieren a la magia de poder notar las embestidas que producen los peces en su afán de soltarse del anzuelo. Claro está que también hay otros que la aman por encima de cualquier otra modalidad de pesca.
Según la Ley del 26 de Febrero de 1.999, en su artículo 11, apartado D. Prohíbe la utilización de carretes de tracción eléctrica, hidráulica o de cualquier tipo de tracción que no sea la estrictamente manual. Está claro que de seguir esta Ley en vigor esta variante del volantín se perdería, principalmente porque si se tiene que pescar a una profundidad de 180 m, con carretes manuales solamente se podrá realizar muy pocas veces, debido al enorme cansancio que origina la recogida del sedal. Por lo tanto, ha salido una nueva Ley de pesca que regula esta variante del volantín. Esta Ley es de orden 24 de Julio de 2.000, quedándose el artículo 11, apartado D, de la misma forma en que estaba, pero añadiendo la autorización de un máximo de dos carretes eléctricos, siempre y cuando su potencia máxima conjunta, o sea la de los dos, no exceda de los 300 W. Después de todo, los amantes de esta variante podrán seguir realizándola.

PESCA DE CALAMARES:

Dentro de esta modalidad también existe la pesca de calamares, sepias, y demás cefalópodos. Esta pesca tan específica se hace con la mano y con sedales que no superan los 0.60 mm, de diámetro. La realización se efectúa lanzando al agua este sedal al que previamente hemos anudado un mosquetón al final; de este mosquetón penderá un trozo de sedal de unos 50 cm., de largo y de un calibre inferior al anterior. También podemos optar por colocarle algún tipo de plomo con la única intención de que el cebo baje con mayor rapidez. Uno de los cebos mas utilizados es la jibionera, aunque muchas veces, sobre todo en ausencia de picadas, podemos optar por colocar cebo natural muerto, como sardinas, peces muertos, alachas, etc. El funcionamiento es muy sencillo, ya que una vez que el cebo, bien sea natural o artificial toque el fondo debemos recoger al menos una braza, o sea un par de metros, y atar la línea a cualquier sitio de la embarcación. Para que tengamos más éxito en este tipo de pesca, debemos dar pequeños tirones a la línea, con el único fin de animar la zona, o sea hacer que los calamares vean el señuelo. Una obtenida la primera captura debemos fijarnos bien en el tipo de señuelo que ha sido y poner todas las líneas con el mismo cebo. Por lo general, cada pescador tiene dos líneas en acción de pesca. Si no pescamos con la embarcación fondeada debemos periódicamente vigilar la situación del fondo, para bajar el señuelo o por el contrario subirlo, pero que siempre este a unos dos metros del fondo.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

PESCA DESDE EMBARCACION - MODALIDADES


PESCA DESDE EMBARCACION - MODALIDADES
Desde ese blog quiero hacer participe a todos de los conocimientos que poseo sobre la pesca desde embarcacion, la cual ahora practico mas. Una vez subidos en una embarcacion, bien sea grande o pequeña, debemos tener siempre claro que modalidad vamos a realizar en ese momento, todo dependera logicamente del estado del mar, las condiciones atmosfericas y varios puntos mas. Cada vez más, las zonas costeras de nuestro litoral marino sufren la invasión masiva del turismo de tierra adentro. De hecho en algunos lugares solamente cobran vida los meses de verano, siendo en los meses de invierno pueblos casi fantasmas. Este turismo suele ser el que puebla el litoral marino de diversas embarcaciones y, no solamente son para el paseo, disfrute y recreo de los turistas, sino que también son para el disfrute y recreo de los que intentan realizar la pesca deportiva desde embarcación.
Pero como es lógico, muchos de ellos solamente conocen una forma de pescar desde embarcación o incluso algunos después de varios años saliendo a pescar adquieren una experiencia digna de cualquier pescador deportivo, pero desconocen muchas técnicas de captura de las distintas especies que allí se congregan. Por todo esto, hay que decir que la pesca deportiva en embarcación es una de las más populares dentro de la pesca deportiva. Ya que en ella se pueden efectuar varias modalidades, desde el volantín con caña o sin ella, hasta el curricán o cacea de profundidad. Por ello, debemos saber, o mejor dicho, conocer cuales son las modalidades que se pueden efectuar y como debemos desarrollarlas. Y estas son SPINNING, LATIGO, VOLANTIN, CURRICAN o CACEA, JIGGING Y DRIFTING.

¿Dónde y cuando practicar estas modalidades?

Las distintas modalidades que se pueden efectuar en la embarcación estarán siempre condicionadas al tipo de embarcación que utilicemos. Esta claro que con una embarcación pequeña no podremos aventurarnos a alta mar a ejecutar las modalidades de drifting pesado o cacea de altura, ya que, como es lógico, la embarcación no lo permitirá, sobre todo por el riesgo de que nos sorprenda una tormenta o incluso un mar fuerte, y dé al traste con todas nuestras ilusiones. Sabiendo esto, siempre ejecutaremos la modalidad que creamos oportuna en cada situación. Por ejemplo, si estamos cerca de grandes paredes rocosas, podemos optar por utilizar el spinning con cebos artificiales en busca de algún depredador como el dentón, pero sin embargo si nos encontramos sobre fondos rocosos no muy profundos, podemos optar por utililizar el volantín en busca de algún sargo, oblada, besugo, y demás peces que habiten en el lugar. Con relación a cuando debemos practicarla, como es lógico, estará condicionada al clima del lugar, pues está claro que con marejada o fuerte marejada es preferible quedarse en tierra.

Una de las modalidades mas novedosas y que actualmente esta entrando fuerte en el Mediterraneo es precisamente el Jigging, pero practidado desde kayac. Pero ello lo hablaremos mas adelante. Ahora como principio veremos una de las modalidades que puede dar muchas alegrias ejecutandola correctamente. Y esta es el Spinning.

SPINNING:

En la pesca desde embarcación se pueden realizar muchas modalidades y entre ellas está ésta. El spinning de embarcación es muy similar al utilizado desde tie-rra, ya que permite realizar el ligero o el semipesado, todo ello dependerá de las es-pecies que se intenten capturar y del lugar en que lo realicemos. La ventaja que tiene esta modalidad realizada desde embarcación es el no tener que preocuparnos por la profundidad que puede conseguir el señuelo, en el caso de que sea ahogado, porque por lo general se suele utilizar sobre grandes fondos, exceptuando claro está, cuando la practicamos cerca de las rocas o cerca de bajíos de agua.
Sobre las cañas, debemos tener en cuenta que podemos utilizar las que mejor y mayores prestaciones nos ofrezcan, desde luego está claro que debemos comprar aquellas que más nos gusten, pero si dentro de ello, conseguimos las que mejor se adaptan a esta mdalidad de pesca desde embarcación, mejor que mejor. Las presta-ciones de una caña para el spinning de embarcación son varias: robustez, flexibilidad, sensibilidad, y muy livianas. Con respecto a la longitud, ésta será siempre a gusto del pescador, porque ya sabemos todos que algunos las prefieren largas y otros cortas, pero para hacernos una idea de la longitud idónea, ésta oscila entre los 2.5 y los 4 m.

Los carretes que se utilizan para esta modalidad son iguales a los utilizados en la versión de tierra, ya que deben tener igualmente las bobinas cónicas, para una mejor salida del sedal y como no, deben poseer varios rodamientos en su engranaje para una mejor recogida del hilo. Con relación al sedal, éste, debemos elegirlo según el tipo de spinning que efectuemos, si hacemos el ligero deberá ser un sedal fino, pe-ro de mayor calibre que el utilizado desde tierra, o sea de entre 0.30 a 0.35 mm, para evitar posibles roturas del sedal si tenemos la suerte de clavar piezas de mayor envergadura. Si hacemos el semipesado debemos, como es lógico, utilizar un sedal de mayor grosor, entre 0.40 y 0.45 mm; todo dependerá del lugar donde lo practiquemos y de la especie que pretendamos pescar. Por ejemplo, no es lo mismo intentar pescar obladas cerca de las rocas que anjovas en las desembocaduras de los ríos.
Cuando hablamos de terminales para el spinning desde embarcación, no hablamos de un terminal en concreto, ya que por lo general se utilizan los mismos que utilizamos en tierra, pero ello no implica que podamos hacerlos más largos o in-cluso más sofisticados, ya que la ventaja que tenemos en la embarcación es precisa-mente el no preocuparnos de los enroques del cebo, pero como he dicho antes dependiendo siempre del lugar. Aunque hay que decir que el más utilizado es el directo, o sea, anudar el cebo artificial directamente a la línea de la caña. Con respecto a los cebos, como es lógico podremos utilizar la amplia gama de artificiales que existen. El utilizar uno u otro, puede depender directamente de la especie que pretendamos pescar, ya que hoy en día los comerciantes de señuelos artificiales fabrican cebos para casi todas las especies que se puedan pescar. Por ello, podemos utilizar desde peces articulados, hasta vinilos de plástico y todos con la condición de nadar simulando las distintas situaciones que pueden producir un pez en una determinada ocasión, desde natación rápida, lenta, o incluso natación dificultosa, imitando un pez herido. Al fin y al cabo, lo que pretenden todos es engañar a los depredadores marinos.

Con relación a las tecnicas que se utilizan en el spinning desde embarcación no difieren del utilizado desde tierra, ya que igualmente daremos pequeños tirones, moveremos la caña a la izquierda o derecha, o viceversa, al tiempo que recogemos sedal, haremos pequeñas paradas en la recogida simulando que el pez se ha detenido y rápidamente volver a recoger sedal. Utilizando estas técnicas la posibilidad de éxito aumentará.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

LOS SENTIDOS DE LOS PECES (2ª parte)

LOS SENTIDOS DE LOS PECES (2ª parte)
CONOCE A TUS ADVERSARIOS....LOS PECES

Como ya dijimos en la actualizacion anterior, estos dos articulos están dedicados a los sentidos de los peces. Como los desarrollan, principales funciones, como reaccionan ante el peligro, etc. Hoy continuamos con otros sentidos como son:


OÍDO

Si en tierra, o mejor dicho si en el medio en que conocemos como atmósfera, la velocidad de los sonidos es de 330 a 340 m/s, en el medio marino esta velocidad es mucho mayor, de 1400 a 1500 m/s. Es evidente entonces que el sonido se propaga a mayor velocidad en el agua que en cualquier otro medio. Los peces, por lo general no tienen buen oído, y esto no es porque carezcan de pabellones auditivos como los mamíferos, si no porque la composición del oído de un pez aunque sea muy similar a la del oído humano, carece de tímpanos, ya que solamente tienen un laberinto muy parecido al caracol nuestro, donde al igual que en los humanos se encuentra el sentido del equilibrio, siendo este órgano el que manda la información directamente al cerebro del pez. Los peces también poseen otro oído, que es el llamado oído interno, situado junto a la vejiga natatoria. Cuando se percibe un ruido bajo el agua, las ondas sonoras de este son recogidas por la vejiga haciéndola vibrar. Estas vibraciones mueven unos huesecillos que automáticamente mandan la información al oído, recogiendo esta información y mandándola al cerebro para que sea interpretada correctamente.

TACTO

Es lógico pensar que si los peces carecen de extremidades, sean otros órganos los encargados de recoger la información necesaria desarrollada con el sentido del tacto. De ahí que hayan tenido que desarrollar los labios, espinas, e incluso a través de apéndices muy finos a modo de barbillas. Por ello, la mayoría de los peces escarban en los fondos con la boca, o con las barbillas, ya que están palpando el posible rastro de alguna lombriz o cualquier otro alimento. Un claro ejemplo, seria el salmonete que posee debajo de su boca unos barbillones que encoge y estira a su antojo, con el único fin de tocar el fondo y descubrir el alimento. Algunas especies como el verrugato, han ido perdiendo estas barbillas quedándose una pequeña protuberancia a modo de verruga. Al igual que especies como el cabracho posean en las espinas de la cabeza el sentido del tacto.


GUSTO

Como se viene comentando en este capitulo, los peces no tienen los sentidos muy desarrollados, pero en la medida de sus posibilidades sí poseen un desarrollo suficiente para las necesidades que tienen en el medio en que viven. Es muy probable que el sentido del gusto, esté directamente relacionado con otros sentidos, pero sin embargo no tiene relación directa con el sentido del olfato, como sucede en los mamíferos.
Las células gustativas de los peces, están incluidas dentro de las pupilas gustativas que se encuentran en la membrana mucosa que cubre el paladar, aunque en algunas especies estas pupilas se encuentren también en la faringe, en las barbillas, en la parte exterior de la cabeza, e incluso en las aletas. De ahí que muchos peces ataquen a sus presas antes de haberlas probado, o por el contrario algunas especies mordisquen a la presa antes de tragarla. Teniendo esta información, hace pensar que la lubina y la dorada, no arrastren el cebo antes de comer por desconfianza, si no que estén probándolo antes de tragarlo. Aunque personalmente considero válidas las dos opciones, que lo arrastren para probarlo pero al mismo tiempo, con mucho recelo.


LÍNEA LATERAL

La línea lateral de los peces, es un sexto sentido que les permite desarrollar un sentido muy distinto a todos los vistos hasta el momento. Esta línea es capaz de interpretar los impulsos eléctricos, la temperatura del agua, las vibraciones acústicas, y lo más importante su propio eco.
Esta línea esta situada a lo largo del cuerpo del pez y por lo general a ambos flancos, siendo de varias formas: recta, curvada, doble, etc. Su longitud puede variar según la especie, porque puede ir desde los radios blandos de la cola hasta la cabeza. Lugar este ultimo donde se ramifica en tres, pasando la primera ramificación por encima de los ojos y terminando en la boca, la segunda pasa por debajo de los ojos y también termina en el mismo lugar, mientras que la tercera, aun pasando también por debajo de los ojos no termina en la boca sino que se extiende por toda la mandíbula.
La línea lateral está compuesta por unas vejigas abiertas en la piel y cubiertas de mucosidad, y donde se encuentras unos pequeñísimos bastoncillos llamados “cúpulas”. El movimiento de estas cúpulas es recogido por el nervio lateral y este a su vez se encarga de mandar la información oportuna al cerebro. De esta forma un pez puede tener información de todo lo que le rodea, desde objetos inanimados hasta la presencia de otros peces. De ahí que los peces que acostumbran a ir en cardúmenes sepan en todo momento hacia donde dirigirse cuando hay un movimiento brusco del banco. Por otra parte, cuando los demás sentidos disminuyen sus funciones, por la ausencia de luz, por la enturbieza del agua debido al arrastre de arena, y en otras circunstancias originadas por el mal tiempo, sepan reconocer a una posible pieza o escapen a cualquier depredador. De ahí que este órgano este considerado como el sonar de los peces.
En el Palometon se aprecia claramente la linea lateral

jueves, 22 de octubre de 2009

LOS SENTIDOS DE LOS PECES (1ª Parte)


LOS SENTIDOS DE LOS PECES
En todo deporte y en toda disciplina, sobre todo si es relacionada con ganarle la partida a un adversario, siempre se intenta estudiar sus puntos debiles, así como sus constumbres. Por esto, en el articulo de hoy vamos a exponer los principales sentidos que tienen los peces y como los desarrollan, para que de esta forma, aparte de ser algo interesante, sepamos en todo momento como puede reaccionar un pez ante una determinada situación en su pesca.
Debido al tamaño de su cerebro, los peces únicamente poseen suficiente materia gris para desarrollar los sentidos, pero no para las demás capacidades que se pueden hacer con el cerebro, tales como pensamientos, sentimientos y demás funciones que se pueden hacer con este órgano. Bien es cierto que los peces no tienen la capacidad de aprender sobre sus errores, ya que nacen sabiéndolo todo, lo que sucede simplemente es que cuando se encuentra en una situación u otra, despiertan ese instinto que tenían guardado precisamente para esa ocasión. Instinto que ha sido heredando de sus ancestros. Pero aparte de tener los distintos sentidos, poseen uno en especial que les hace únicos, y este es la línea lateral, que presta al pez un servicio, incluso más importante que la propia vista, o el oído e incluso el olfato. Los principales estímulos que reciben los peces a través de sus sentidos son: La luz, se relaciona directamente sobre la vista, la composición del agua sobre el olfato, la composición del sustrato sobre el gusto, las vibraciones del agua y el equilibrio sobre el oído interno, la temperatura y la orientación sobre la línea lateral. Pero, mejor vayamos a conocer sentido por sentido.

VISION

Teniendo en cuenta que, la luz se difiere al entrar en contacto con el medio marino, lo que origina que la visibilidad en los peces disminuya, con relación a lo que consideramos nosotros como visión. De hecho el sentido de la visión es muy diferente de unos peces a otros. Teniendo que diferenciar los peces óseos y los cartilaginosos, la vista se desarrolla mas en los peces que su entorno sea en la superficie que los que habitan en los grandes fondos. Estos últimos tienen que desarrollar un globo ocular mayor que los demás, sobre todo por la ausencia de luz. Por lo general, los peces tienen los ojos a ambos lados de la cabeza, exceptuando claro esta, los peces planos que los tienen en el mismo lado del cuerpo. La visión binocular, solamente esta reservada para unos pocos sobre todo a los depredadores, porque sin ella difícilmente podrían perseguir y atacar a una presa. En el caso de darse esta circunstancia la propia especie podría sufrir su desaparición en breves décadas.

Entrando en pesquisas científicas, podemos decir que el ojo del pez esta compuesto por casi los mismos componentes que el ojo de cualquier animal terrestre, pero con la diferencia de que el cristalino es esférico, mientras que el terrestre es biconvexo. Esto origina que para enfocar cualquier objeto bajo el agua, los peces tengan que valerse de unos músculos especiales que hacen cambiar de lugar dicho cristalino, acercándolo o alejándolo de la retina para que puedan distinguir con nitidez el objeto. Por otra parte, el iris esta compuesto en su mayoría por pigmentos amarillos y violetas, debido a que el líquido ocular esta sobre cargado de estos pigmentos tan llamativos. La retina, sin embargo esta compuesta por bastones y conos, que son los responsables directos de visión, dichos bastones son los responsables de mandar, a través del nervio óptico los haces de luz más débil, mientras que los conos son los responsables de percibir los colores y la mayor luminosidad. De ahí que los peces que tienen su hábitat o lugar de caza en la superficie posean mayor número de conos que de bastones, siendo al contrario en los que habitan sobre grandes fondos. De hecho en algunas especies, la retina esta dividida según la entrada de luz al ojo, si son peces de superficie en la parte de arriba de la retina tienen mas conos que en la de abajo, lógicamente porque la luz les entra desde arriba.Por otra parte, los globos oculares de los peces están más sobresalientes que en los demás animales; esto es debido a que de esta forma el campo de visión se amplía mucho más. Pero sin embargo, aunque el campo de visión sea mucho mayor no son capaces de distinguir con nitidez el objeto en cuestión, a no ser que lo divisen frontalmente con ambos ojos a la vez. Esto hace pensar que el campo de visión lateral solamente les sirve para distinguir siluetas en movimiento, e incluso para escapar en una determinada ocasión. Muchas veces se da el caso que especies como dentones, bailas, o incluso lubinas, han entrado sin vacilación a un señuelo que ha pasado cerca de ellos, pero sin llegar a pasar por la frontal del pez. Esto explica lo comentado anteriormente, ya que al ser distinguido por uno de sus ojos y dentro del campo de visión lateral, y dándose también las circunstancias oportunas de apetito del pez, instinto de depredación y demás circunstancias, han hecho engañar fácilmente al pez lanzándose rápidamente sobre el señuelo. Para terminar podemos decir que en los peces de superficie o que su zona de caza es la superficie, se les desarrolla mas el sentido de la vista que los demás sentidos.


OLFATO

Volviendo de nuevo a considerar que el medio marino es completamente distinto al medio terrestre, debemos tener en cuenta que los olores son completamente distintos a lo que conocemos nosotros como tales. El olfato en los peces se puede encontrar en una o dos cavidades nasales, llamadas sacos nasales, en cuyas paredes se encuentran las glándulas encargadas de recoger las distintas sustancias químicas que están disueltas en el agua. Estas glándulas están compuestas por células en forma de dedo, llamadas digitiformes, y que son las encargadas de mandar al cerebro del pez, toda la información necesaria para que este la interprete correctamente. De ahí que el mecanismo olfativo se traduzca al simple llenado de agua de estos sacos nasales, y que al ser expedida posteriormente forma una corriente de agua, que se consigue con las compresiones y relajaciones de estas cavidades. Esta corriente depositara las partículas olorosas en las células digitiformes, encargándose estas de mandar la información recogida al cerebro.Muchas especies que pueblan el litoral marino han desarrollado el sentido del olfato más que el de la vista. La razón principal radica en que son depredadores nocturnos y ante la ausencia de luz, desarrollan mucho más el olfato y el tacto. Un claro ejemplo sería, la morena o el congrio, ya que son peces que antes de morder el anzuelo, tocaran y olerán bien la carnada. Estos peces que tienen mas desarrollado este sentido con relación a los demás, poseen un revestimiento sensorial en los sacos olfativos manifestados por una superficie rugosa, con salientes y cavernas, consiguiendo así una mayor sensibilidad olfativa.
En la mayoría de los peces teleósteos, o sea los que tienen un esqueleto óseo, estas fosas están sobre la boca y en una posición anterior que los ojos, mientras que en los peces saláceos, o sea, los que poseen un esqueleto cartilaginoso, estos orificios están situados en la parte inferior del rostro y algo mas adelantados que la propia boca. Pero, no solamente el olfato en los peces les sirve para alimentarse, si no que también les sirve para defenderse, reproducirse, e incluso la emigración a otros lugares. Este fenómeno es denominado genéricamente como “fenómeno de feromonas”, que en algunas especies no solamente transmite una determinada madurez sexual, o un determinado territorio, si no que también actúa de autodefensa. Hay especies que cuando alguno de sus miembros es atacado, apresado, o mal herido, segrega una sustancia química que al ser disuelta en el agua avisa a sus congéneres, advirtiéndoles de posible peligro existente en la zona, bien sea un depredador o el mayor de todos, el hombre. Este fenomeno es muy frecuente en especies como la Salpa, que al ser tocada por la mano del hombre cuando aun pende del anzuelo, desprende por su ano una sustancia que avisa a sus congeneres, por ello a esta especie se le conoce como “cagona”. Otra de las especies es la Oblada que también genera cuando hay situación de peligro una sustancia que avisa a sus congeneres de dicho peligro. El ejemplo claro de esta situacion es cuando estamos pescando en un banco de obladas y al sacar una se nos ha desenganchado del anzuelo y ha caido al agua, rapidamente desaparecen todas.

En esta primera parte hemos conocido dos de los sentidos de los peces, en la segunda parte conoceremos el resto.

miércoles, 7 de octubre de 2009

CARRETES: MULTIPLICADOR o FIJO

GENERALIDADES SOBRE LOS CARRETES PARA EL SURF CASTING
¿QUE CARRETE COMPRO, FIJO O MULTIPLICADOR?


Para una buena elección del carrete debemos tener claros varios puntos y, cómo no, las propiedades del carrete que se va a elegir. En primer lugar, el carrete también debe ser muy liviano, pero resistente a la corrosión marina. Por ello debemos elegir aquellos que en su aleación contengan mayor presencia de carbono, titanio, o materiales similares. Con respecto a la velocidad de recuperación, en carretes de bobina fija, en este caso la que más predomina es 4.5:1, que significa que el brazo de recuperación dará 4.5 vueltas por cada vuelta de la manivela, mientras que en los multiplicadores esta circunstancia dependera de las vueltas que de la bobina sobre si misma por cada vuelta de la manivela. Pero, una vez que vayamos a elegirlo, podemos incluso comprar aquellos que tengan mayor o menor nivel de recuperación según nuestro propio criterio.
Está claro que para esta modalidad existen varios tipos de carretes: Los multiplicadores o bobina giratoria y los fijos o bobina fija. Cuando se adquiere un poco de experiencia en la pesca a surf- casting, mucha gente se da cuenta de que utilizar carretes multiplicadores es como utilizar un Formula 1, pero, al igual que para pilotar un coche de esta magnitud se requiere una experiencia y un aprendizaje, con los multiplicadores sucede lo mismo. Por ello, el paso de bobina fija a multiplicadores, muchos lo consideran un abismo; pero la verdad es muy distinta, y la mayoría de las veces, esta opinión es muy exagerada, sobre todo por la leyenda negra que les persigue, que no es otra que al lanzar se producen los temidos nidos de sedal o pelucas. Para evitar esta situación habrá que regular bien los frenos, así como parar la bobina cuando consideremos que el plomo que ya esta en el agua, pero si está bien regulado este detalle pasa a segundo plano.


CARRETES MULTIPLICADORES:

Actualmente, estos carretes vienen provistos de dos frenos, que trabajándolos adecuadamente permiten utilizarlos en cualquier circunstancia, sin que se produzcan los tan temidos enredos o nidos de sedal. Para ello, se debe regular primero el freno de desplazamiento, que es el que frena al tambor o bobina por medio de unos discos igual de grandes que dicha bobina, algo así como los frenos de disco de un coche, y debemos aflojarlo o apretarlo en la medida del peso que utilicemos. Existen de varios tamaños, pequeño, mediano y grande, lógicamente cada disco utilizara mas o menos espacio de reduccion, aunque eso no se pueda apreciar a simple vista conviene saber que tamaño tiene cada carrete y siempre elegiremos el que tenga los discos de frenado de friccion mas grandes, a mayor superficie mejor frenado. Para regularlo podemos hacer lo siguiente: Para ello simplemente colocaremos la caña en horizontal, o sea paralela al suelo, y sencillamente dejaremos que el plomo caiga por su propio peso, pero teniendo en cuenta que nunca debe acelerarse o detenerse, sino que debe caer lentamente.
El otro freno, el centrífugo o magnetico, que es el que frena el tambor en el momento del lanzado impidiendo que éste se acelere en demasía y produzca lo indeseado. Su función es también muy sencilla, ya que utiliza una serie de imanes que ofrecen una fuerza de retencion teniendo como base principal su propio campo magnetico, haciendo que la bobina se retenga y gire libremente, algo así como bajar una cuesta con un coche en quinta y no en punto muerto. Mucha gente regula este freno en el centro aproximadamente y no lo vuelve a tocar en todo el día; pero para que nos dé un mayor rendimiento debemos regularlo correctamente en cada lanzado, para ello seguiremos las recomendaciones del frabricante, así como la escala que suelen llevar en dicho freno.
Pero lo mejor es que lancemos varias veces y lo regulemos según proceda, porque está claro que nunca lanzamos con la misma fuerza, ni siempre pescamos en la mismas condiciones marinas ni meteorológicas. Por otro lado, durante el lanzado, debemos tener en cuenta que con estos carretes no es el sedal el que se sujeta, sino la propia bobina, que deberemos sujetarla con el dedo pulgar y no con el índice como se hace con los carretes de bobina fija, así como también parala cuando el plomo entre en contacto con el agua. Por lo tanto, puede hasta producir confusiones en el momento del lanzado. Al igual que la posición de estos carretes es siempre por encima de la línea de las anillas y más cerca del puño, para que de esta forma sea el pulgar de la mano izquierda el que sujete la bobina del carrete, mientras que la mano derecha la colocaremos más arriba, o mejor dicho, más hacia el centro del puño, claro que dependera también como lo utilicemos.



CARRETES FIJOS

En el caso de que decidamos comprar un carrete fijo o bobina fija, debemos tener varios puntos en cuenta, aparte de que el manejo será mucho más sencillo. En primer lugar, la bobina o tambor siempre será en forma cónica, a ser posible de aluminio o, en su defecto, con los bordes de aluminio, para que de esta forma el sedal resbale mejor y se desenrolle más rápida y fácilmente. El freno no debe quedarse atorado, ya que si clavamos una buena pieza, la salida del sedal será fundamental para poder trabajar la pieza enganchada. De lo contrario, el pez puede romper con facilidad el sedal. El arco sujeta-hilos o pick up, nunca debe cerrarse en el momento del lanzado. Si lo hace romperá cualquier línea e incluso puede romper la caña. Estos carretes también poseen un mecanismo de antirretroceso de la palanca para evitar enredos en el sedal, cuando éste está flojo. Hay pescadores que prefieren comprar carretes sin freno, y con ayuda de este mecanismo trabajan la pieza enganchada. Una de las cosas más importantes es que el mecanismo del carrete debe ser siempre de materiales anticorrosivos, aparte de que también nos fijaremos en los dientes de la corona, y, cómo no, en el grosor del eje principal. Por otra parte, otro de los puntos a tener en cuenta será el rodillo guía-hilos; éste debe tener un rodamiento y poseer un sistema para evitar el retorcimiento del sedal producido por el calor al pasar a través de él.
Por lo general, en esta modalidad, los sedales a utilizar suelen ser relativamente finos. Por ello, muchas veces nos encontramos con el problema de cargar la bobina con muchos metros de sedal hasta que llegue al borde de ésta. Para esta operación, muchos pescadores colocan un sedal de diámetro medio en las 3/4 partes de la bobina y la última parte la cargan con sedal fino, de esta forma, el grueso hace de cuerpo, mientras que con el fino es con el que se pesca. También hay muchos pescadores que prefieren utilizar bobinas de competición para evitar precisamente este cuerpo de sedal, ya que estas bobinas solamente poseen la capacidad de 200 m. ó 250 m. de sedal fino, según el diámetro.

Otro de los puntos que también es muy importante en este tema, es el nivel de recuperación de estos carretes. Claro que de ello dependerá el diámetro de la bobina. Hay muchos pescadores que en esta modalidad prefieren utilizar carretes que tengan mucho nivel de recuperación y de esta forma recuperar el aparejo mas rápidamente. Personalmente, considero que esto no es un punto primordial en el surf-casting. Tal vez en el spinning si lo sea, pero aquí no, y todo porque si tenemos un carrete que nos recupere las piezas muy rápidamente, al poco tiempo de tenerlo descubriremos que la mayoría de los peces se recuperan por encima del agua y dando saltos, cosa que destruye la magia de la pesca. Esta magia no es más que poder disfrutar de las capturas cuando se resisten a abandonar su medio natural con tirones y aflojamientos; aparte de que muchas veces se nos desengancharán las piezas o partirán el sedal al llegar a la rompiente de las olas en la orilla. Para todo esto, existe una explicación lógica: si recuperamos un pez rápidamente, éste abrirá la boca y opondrá mucha más resistencia que si viene nadando, al margen de que tire más o menos. Esta resistencia hará que, muchas veces y según el grado de penetración que tenga el anzuelo en su boca, el pez se desclave por desgarramiento o bien se rompa el bajo de línea que, por lo general, es fino. Por todo esto, personalmente recomiendo comprar carretes que tengan la bobina bastante gruesa. Aunque tengan menor nivel de recuperación, tendrán mas facilidad en la salida del sedal y, por lo tanto, los lanzamientos serán más largos, que al fin y al cabo, es una de las principales características que se buscan en esta modalidad.
Bien solo espero que todas estas generalidades sobre estos carretes te puedan ayudar a conseguir elegir el carrete idóneo para ti. Ten en cuenta que a veces los carretes entran mas por los ojos que por la mano, no caigas en este error y estudia cada característica de cada carrete, seguro que al final haces una buena eleccion.
WILLY TEJEDA CAMPEON DE ESPAÑA DE LANZADO EN SURF CASTING

CARRETES: MULTIPLICADOR o FIJO

GENERALIDADES SOBRE LOS CARRETES PARA EL SURF CASTING
¿QUE CARRETE COMPRO, FIJO O MULTIPLICADOR?

Para una buena elección del carrete debemos tener claros varios puntos y, cómo no, las propiedades del carrete que se va a elegir. En primer lugar, el carrete también debe ser muy liviano, pero resistente a la corrosión marina. Por ello debemos elegir aquellos que en su aleación contengan mayor presencia de carbono, titanio, o materiales similares. Con respecto a la velocidad de recuperación, en carretes de bobina fija, en este caso la que más predomina es 4.5:1, que significa que el brazo de recuperación dará 4.5 vueltas por cada vuelta de la manivela, mientras que en los multiplicadores esta circunstancia dependera de las vueltas que de la bobina sobre si misma por cada vuelta de la manivela. Pero, una vez que vayamos a elegirlo, podemos incluso comprar aquellos que tengan mayor o menor nivel de recuperación según nuestro propio criterio.
Está claro que para esta modalidad existen varios tipos de carretes: Los multiplicadores o bobina giratoria y los fijos o bobina fija. Cuando se adquiere un poco de experiencia en la pesca a surf- casting, mucha gente se da cuenta de que utilizar carretes multiplicadores es como utilizar un Formula 1, pero, al igual que para pilotar un coche de esta magnitud se requiere una experiencia y un aprendizaje, con los multiplicadores sucede lo mismo. Por ello, el paso de bobina fija a multiplicadores, muchos lo consideran un abismo; pero la verdad es muy distinta, y la mayoría de las veces, esta opinión es muy exagerada, sobre todo por la leyenda negra que les persigue, que no es otra que al lanzar se producen los temidos nidos de sedal o pelucas. Para evitar esta situación habrá que regular bien los frenos, así como parar la bobina cuando consideremos que el plomo que ya esta en el agua, pero si está bien regulado este detalle pasa a segundo plano.


CARRETES MULTIPLICADORES:

Actualmente, estos carretes vienen provistos de dos frenos, que trabajándolos adecuadamente permiten utilizarlos en cualquier circunstancia, sin que se produzcan los tan temidos enredos o nidos de sedal. Para ello, se debe regular primero el freno de desplazamiento, que es el que frena al tambor o bobina por medio de unos discos igual de grandes que dicha bobina, algo así como los frenos de disco de un coche, y debemos aflojarlo o apretarlo en la medida del peso que utilicemos. Existen de varios tamaños, pequeño, mediano y grande, lógicamente cada disco utilizara mas o menos espacio de reduccion, aunque eso no se pueda apreciar a simple vista conviene saber que tamaño tiene cada carrete y siempre elegiremos el que tenga los discos de frenado de friccion mas grandes, a mayor superficie mejor frenado. Para regularlo podemos hacer lo siguiente: Para ello simplemente colocaremos la caña en horizontal, o sea paralela al suelo, y sencillamente dejaremos que el plomo caiga por su propio peso, pero teniendo en cuenta que nunca debe acelerarse o detenerse, sino que debe caer lentamente.
El otro freno, el centrífugo o magnetico, que es el que frena el tambor en el momento del lanzado impidiendo que éste se acelere en demasía y produzca lo indeseado. Su función es también muy sencilla, ya que utiliza una serie de imanes que ofrecen una fuerza de retencion teniendo como base principal su propio campo magnetico, haciendo que la bobina se retenga y gire libremente, algo así como bajar una cuesta con un coche en quinta y no en punto muerto. Mucha gente regula este freno en el centro aproximadamente y no lo vuelve a tocar en todo el día; pero para que nos dé un mayor rendimiento debemos regularlo correctamente en cada lanzado, para ello seguiremos las recomendaciones del frabricante, así como la escala que suelen llevar en dicho freno.
Pero lo mejor es que lancemos varias veces y lo regulemos según proceda, porque está claro que nunca lanzamos con la misma fuerza, ni siempre pescamos en la mismas condiciones marinas ni meteorológicas. Por otro lado, durante el lanzado, debemos tener en cuenta que con estos carretes no es el sedal el que se sujeta, sino la propia bobina, que deberemos sujetarla con el dedo pulgar y no con el índice como se hace con los carretes de bobina fija, así como también parala cuando el plomo entre en contacto con el agua. Por lo tanto, puede hasta producir confusiones en el momento del lanzado. Al igual que la posición de estos carretes es siempre por encima de la línea de las anillas y más cerca del puño, para que de esta forma sea el pulgar de la mano izquierda el que sujete la bobina del carrete, mientras que la mano derecha la colocaremos más arriba, o mejor dicho, más hacia el centro del puño, claro que dependera también como lo utilicemos.

CARRETES FIJOS

En el caso de que decidamos comprar un carrete fijo o bobina fija, debemos tener varios puntos en cuenta, aparte de que el manejo será mucho más sencillo. En primer lugar, la bobina o tambor siempre será en forma cónica, a ser posible de aluminio o, en su defecto, con los bordes de aluminio, para que de esta forma el sedal resbale mejor y se desenrolle más rápida y fácilmente. El freno no debe quedarse atorado, ya que si clavamos una buena pieza, la salida del sedal será fundamental para poder trabajar la pieza enganchada. De lo contrario, el pez puede romper con facilidad el sedal. El arco sujeta-hilos o pick up, nunca debe cerrarse en el momento del lanzado. Si lo hace romperá cualquier línea e incluso puede romper la caña. Estos carretes también poseen un mecanismo de antirretroceso de la palanca para evitar enredos en el sedal, cuando éste está flojo. Hay pescadores que prefieren comprar carretes sin freno, y con ayuda de este mecanismo trabajan la pieza enganchada. Una de las cosas más importantes es que el mecanismo del carrete debe ser siempre de materiales anticorrosivos, aparte de que también nos fijaremos en los dientes de la corona, y, cómo no, en el grosor del eje principal. Por otra parte, otro de los puntos a tener en cuenta será el rodillo guía-hilos; éste debe tener un rodamiento y poseer un sistema para evitar el retorcimiento del sedal producido por el calor al pasar a través de él.
Por lo general, en esta modalidad, los sedales a utilizar suelen ser relativamente finos. Por ello, muchas veces nos encontramos con el problema de cargar la bobina con muchos metros de sedal hasta que llegue al borde de ésta. Para esta operación, muchos pescadores colocan un sedal de diámetro medio en las 3/4 partes de la bobina y la última parte la cargan con sedal fino, de esta forma, el grueso hace de cuerpo, mientras que con el fino es con el que se pesca. También hay muchos pescadores que prefieren utilizar bobinas de competición para evitar precisamente este cuerpo de sedal, ya que estas bobinas solamente poseen la capacidad de 200 m. ó 250 m. de sedal fino, según el diámetro.
Otro de los puntos que también es muy importante en este tema, es el nivel de recuperación de estos carretes. Claro que de ello dependerá el diámetro de la bobina. Hay muchos pescadores que en esta modalidad prefieren utilizar carretes que tengan mucho nivel de recuperación y de esta forma recuperar el aparejo mas rápidamente. Personalmente, considero que esto no es un punto primordial en el surf-casting. Tal vez en el spinning si lo sea, pero aquí no, y todo porque si tenemos un carrete que nos recupere las piezas muy rápidamente, al poco tiempo de tenerlo descubriremos que la mayoría de los peces se recuperan por encima del agua y dando saltos, cosa que destruye la magia de la pesca. Esta magia no es más que poder disfrutar de las capturas cuando se resisten a abandonar su medio natural con tirones y aflojamientos; aparte de que muchas veces se nos desengancharán las piezas o partirán el sedal al llegar a la rompiente de las olas en la orilla. Para todo esto, existe una explicación lógica: si recuperamos un pez rápidamente, éste abrirá la boca y opondrá mucha más resistencia que si viene nadando, al margen de que tire más o menos. Esta resistencia hará que, muchas veces y según el grado de penetración que tenga el anzuelo en su boca, el pez se desclave por desgarramiento o bien se rompa el bajo de línea que, por lo general, es fino. Por todo esto, personalmente recomiendo comprar carretes que tengan la bobina bastante gruesa. Aunque tengan menor nivel de recuperación, tendrán mas facilidad en la salida del sedal y, por lo tanto, los lanzamientos serán más largos, que al fin y al cabo, es una de las principales características que se buscan en esta modalidad.
Bien solo espero que todas estas generalidades sobre estos carretes te puedan ayudar a conseguir elegir el carrete idóneo para ti. Ten en cuenta que a veces los carretes entran mas por los ojos que por la mano, no caigas en este error y estudia cada característica de cada carrete, seguro que al final haces una buena eleccion.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

PRINCIPALES CEBOS DE LOMBRIZ MAS UTILIZADOS EN EL SURF - CASTING


PRINCIPALES CEBOS DE LOMBRIZ UTILIZADOS EN EL
SURF CASTING

En la pesca a surf- casting muchos son los cebos que se pueden utilizar, desde calamar, sardina, filete de pez, marisco, etc., hasta las famosas lombrices. Por todo esto hoy en la actualizacion de este blog, vamos a dar unos pequeños matices sobre los principales cebos de lombriz que hay en el mercado. Hay que recordar también según la zona geografica las lombrices pueden tener otro nombre. Sobre las lombrices ahí que decir que hay muchas clases, desde la arenícola hasta la tita. Por ello, es mejor que la conozcamos una a una:

Arenícola (Lumbrineris Latreilli): Conocida también por lombriz de playa, catalana, atómica, gavilán, gallega, etc. Es una de las más eficaces, debido principalmente a que la acción de pesca se desarrolla en las playas, hábitat de este anélido. Su color es marrón claro que se va oscureciendo a medida que se acercando a la cabeza, e incluso llega a hacerse casi negro, con reflejos plateados. Su longitud varía entre los 10 y 20 cm, según la edad del anélido. Su diámetro es muy delgado y conforme se acerca a la cola se estrecha aún más. Su ascado debe ser por la cabeza, dejando unos centímetros de cola sin áscar. Por ello es preferible humedecer la aguja antes del ascado, para que de esta forma se deslice mejor por el interior del anélido. Actualmente ha aparecido en el mercado un tipo de aguja con una pequeña bolita de plástico en la punta, para que de esta forma se deslice mejor y el borde no pueda romper la lombriz.

Coreana (Paranereis Acrata): Conocida también como gusano coreano. Esta lombriz es de color verdoso y anillada. Posee muchas patas y su longitud y grosor varía según su edad, por lo general son de 8 a 14 cm, mientras que el grosor se va haciendo más fino conforme se acerca a la cola. Es muy eficaz en las zonas mixtas, sobre todo por su movimiento en el agua, ya que incluso colocada en el anzuelo no para de moverse. Muchas veces cuando la ausencia de picadas es mucha, o bien las picadas se suceden con intervalo de tiempo bastante largo, existe la posibilidad de preparar manojos de este anélido, con la única intención de llamar mucho más la atención de los peces. Para ello, en primer lugar ascaremos una de las mas grandes de estas lombrices en el anzuelo; a continuación sobre el ascado de esta colocaremos varias en forma de manojo y las ataremos con hilo fino, o sea la mas grande es la principal y las demás irán anudadas con hilo elástico o de media alrededor de la primera; de esta forma se presenta un cebo muy apetitoso a la vez que voluminoso.

Americana (Glycera Dibranchiata): Conocida también como lombriz de sangre, o guanamino. Es una de las mejores para la práctica de la pesca. Su longitud varía según su edad, entre 8 y 15 cmt., y el diámetro también varia siendo principalmente entre 0.50 y 1 cmt. Se utiliza en todo tipos de fondos siendo eficaz en casi todos. La particularidad de esta lombriz es que proyecta su boca provista de cuatro mandíbulas, para alimentarse o defenderse; pero la particularidad mas importante es el poder de atracción de su sangre, por ello, es preferible que al ascarla desprenda tan preciado líquido, porque él será el que atraiga a los peces, por ello una vez ascada deberemos pincharle la parte inferior con la propia aguja, de esta forma sangrara rápidamente. Para una mayor eficacia debemos dejarle un tramo de su cuerpo sin áscar, bien sea de la cola o de la cabeza. Muchas veces cuando ascamos este anélido, nos encontramos que no se queda lo suficientemente estirado en el anzuelo y el sedal, por eso, para evitar esta situación debemos ascarla con dos anzuelos uno abajo, que será el que introduce y otro arriba que sujetara al anélido dejándolo completamente extendido.

Rosca o Beta (Marphysa Sanguínea): Conocida también como lombriz de serrín, papel mojado, corcho humedo, etc., por su presentación en cajas de cartón con estas sustancias en su interior, aunque también es conocido como lombriz de cabeza por sus potentes mandíbulas. Esta lombriz es estriada y su particularidad principal es que se enrosca al ser ascada. Su color es marrón y su longitud varía según su tamaño, que por lo general es de 8 a 12 cm. Es muy eficaz para toda clase de espáridos, por ello, se usa más en zonas rocosas que en la playas. Uno de los principales problemas que presentan este tipo de lombriz, es que al estar varias en un mismo compartimento (caja) se muerden unas a otras, produciendo la rotura de ellas, lo cual es muy difícil áscar una entera, para evitar esta situación deberemos sacarlas enteras de la caja y pasarlas a un recipiente con un poco de agua salada, esta evitará que se muerdan entre ellas.

Titas y Bibis (Sipunculus Nudus): Esta lombriz no es un anélido, sino que es un sipuncúlido, pariente muy cercado de la holoturia. De ahí que no tengan forma de lombriz, sino que se parecen a las típicas salchichas Frankfurt. Las bibis son iguales que las titas pero de un tamaño muy inferior, ambas son de color beige, arena e incluso marrón oscuro, con diámetros que dependen de su tamaño llegando a alcanzar hasta 20 cm de longitud. Su eficacia radica en el líquido de su interior, pero que en este caso difiere su forma de encarnado, ya que si se desprende dicho líquido, perderá la eficacia y habrá que ascarla de otra forma, o sea en forma de bocadillo. Para ello habrá que abrirla y darle la vuelta, para que el lado interior, que es el que desprende el olor, se quede hacia fuera. Una vez realizado esto, colocaremos un anzuelo en su interior y la liaremos toda con hilo elástico, de arriba abajo y de abajo arriba, hasta obtener un cebo compacto. Muchas veces sucede que al áscar este tipo de gusano, todo el liquido que lleva o parte de ese liquido se pierde, haciendo que el cebo se arrugue; pero sin embargo para evitar esta situación en el encarnado deberemos introducir una aguja maciza de sardina por el ano, que esta situado cerca de la parte de atrás y que a veces resulta muy difícil encontrarlo, y sacarla por la parte frontal, después pasaremos el sedal por el interior y el liquido no se perderá.

Llobarrera (Halla Parthenopeida): Conocida también con el nombre de Llubarrero. Esta lombriz recibe este nombre por el poder de atracción que tiene sobre las lubinas, conocidas en muchos sitios de España como llobarros. Es de color marrón oscuro y posee por lo general una longitud de 20 y 25 cm. Su eficacia depende de la colocación en el anzuelo, por ello aunque se utilice cortándola por la cola, siempre intentaremos colocar los trozos bastante grandes, o a ser posible colocarla entera. A veces es preferible utilizar el anzuelado doble, o sea un anzuelo en la parte inferior y otro movible en la parte superior, para ello utilizaremos anzuelos de anilla y un pequeño tubito de plástico que se introduce en el pata del anzuelo una vez pasado el sedal.

Cuco (Arenícola Marina): Conocido también con el nombre de Capbretón, Coco, Mangón, Xorrón, y Lubión. Este tipo de lombriz es muy peculiar, ya que por lo general es de un grosor bastante pronunciado, similar al de una bibi. Su coloración es marrón oscuro, llegando incluso a hacerse negro con reflejos plateados al llegar a la cabeza. Se utiliza en todo tipo de fondos, desde arena hasta roca. Su eficacia radica en su enorme poder oloroso por ello es preferible que al ascarlo lo pinchemos con la misma aguja y desprenda su líquido, para que luego cuando esté en el agua se auto- cebe el mismo, liberando lentamente tan preciado liquido. Este liquido es el que desprende dicho olor tan atractivo para los peces, atrayendo a ejemplares grandes. En la época otoñal es mas eficaz que en los meses estivales.

Norte (Nereis Diversicolor): Conocida también con los nombres de lombriz francesa, roja, gallegA, cuco del norte. Es un gusano muy parecido a la coreana, pero de un color distinto, ya que este es de color marrón oscuro. Debemos tener cuidado al ascarlo porque es muy frágil. Es muy eficaz para las zonas rocosas, no siendo tanto para las playas, debido a que su hábitat es generalmente en zonas rocosas.

Soga o Cordel (Arenícola Nudus): Recibe este nombre por la longitud de su cuerpo, que es de 50 a 60 cm, aprox. Se utiliza cortándola por la cola, al igual que hacemos con el llobarrero. Esta lombriz pierde su eficacia al poco tiempo de estar en el agua, ya que su hábitat es en agua dulce y con mucho barro, por lo tanto al contacto con el agua salada muere rápidamente. Aparte de que no soporta el frío, mientras esta viva es muy atractiva para todo tipo de espáridos.

Albiñoca (Perinereis Cultifrera): Este cebo es autóctono de muchas zonas del litoral español, desde Andalucía occidental hasta Galicia, y casi nunca se comercializa, sino que tenemos que desplazarnos a las zonas costeras y recolectarlo nosotros mismos, porque vive en la arena en galerías profundas que recubre con una mucosidad que exhala por la boca; descubriéndose su guarida gracias a que asoma las antenas por el orificio donde habita. Esta lombriz es muy parecida a la coreana, porque posee un cuerpo muy similar, pero con la diferencia de que el color es distinto, ya que la coreana es verdosa mientras que la albiñoca es de color marrón grisáceo. Este gusano tiene mas consistencia que la propia lombriz de rosca y por lo tanto, no se desprende tan fácilmente ante las picadas de la morralla. Es muy apreciado por especies como la baila, lubina, chopas, etc.

Gusana Blanca (Neptis Hombergii): Este anélido es conocido también como xorra de agua o gusana nadadora. Su tamaño es mediano y resulta un cebo muy común, sobre todo hace unos años. Este gusano es de color marrón claro y muy parecido a la forma que tiene la lombriz americana, pero con la diferencia que esta posee muchas patas bien visibles. Su conservación es en agua salada, de ahí que reciba el nombre de gusana nadadora. Este cebo es muy propicio para la pesca de pequeños espáridos, lábridos, etc si lo utilizamos principalmente a fondo. Sin embargo cuando la utilizamos para la pesca con flotador es irresistible para muchos otros peces y siendo excelente en su colocación y sin miedo de que se desprenda en los lanzados.

Gusana de tubo (Diopatra Neapolitana): Conocida también como gusana de funda, cuco de tubo, lombriz de canutillo,etc., es un cebo clásico en tema de los cebos marinos. Su coloración es rojiza con una longitud entre 8 y 15 cm, con un grosor considerable con relación a su talla. Este anelido se caracteriza por el panacho filamentoso que exibe cuando esta en el agua. Este penacho lo tiene desde la cabeza hasta la mitad del cuerpo. Su consistencia es bastante dura, cosa que permite encarnarla a trozos y no perder su consistencia. Este cebo es ideal para toda clase de peces, aunque los espáridos son los que mejor le entran.
Pero ante todo, cuando utilizamos cualquier tipo de lombriz debemos tener claro que debemos oxigenar el recipiente de conservación, mientras que nunca debemos dejar las cajas destapadas, ya que el propio rocío de la noche matará irremediablemente nuestro cebo.