JBpescador

JBpescador
el autor
PORTAL DEDICADO A TODO LO RELACIONADO CON EL MUNDO DE LA PESCA DEPORTIVA EN EL MAR

TAMBIEN PUEDES LEER AL AUTOR EN ALGUNO DE SUS LIBROS:

EL ARTE DE LA PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2000

CUADERNO DE PESCA. Editorial TIKAL EDICIONES, año 2002

Traduce el Blog

jueves, 22 de octubre de 2009

LOS SENTIDOS DE LOS PECES (1ª Parte)


LOS SENTIDOS DE LOS PECES
En todo deporte y en toda disciplina, sobre todo si es relacionada con ganarle la partida a un adversario, siempre se intenta estudiar sus puntos debiles, así como sus constumbres. Por esto, en el articulo de hoy vamos a exponer los principales sentidos que tienen los peces y como los desarrollan, para que de esta forma, aparte de ser algo interesante, sepamos en todo momento como puede reaccionar un pez ante una determinada situación en su pesca.
Debido al tamaño de su cerebro, los peces únicamente poseen suficiente materia gris para desarrollar los sentidos, pero no para las demás capacidades que se pueden hacer con el cerebro, tales como pensamientos, sentimientos y demás funciones que se pueden hacer con este órgano. Bien es cierto que los peces no tienen la capacidad de aprender sobre sus errores, ya que nacen sabiéndolo todo, lo que sucede simplemente es que cuando se encuentra en una situación u otra, despiertan ese instinto que tenían guardado precisamente para esa ocasión. Instinto que ha sido heredando de sus ancestros. Pero aparte de tener los distintos sentidos, poseen uno en especial que les hace únicos, y este es la línea lateral, que presta al pez un servicio, incluso más importante que la propia vista, o el oído e incluso el olfato. Los principales estímulos que reciben los peces a través de sus sentidos son: La luz, se relaciona directamente sobre la vista, la composición del agua sobre el olfato, la composición del sustrato sobre el gusto, las vibraciones del agua y el equilibrio sobre el oído interno, la temperatura y la orientación sobre la línea lateral. Pero, mejor vayamos a conocer sentido por sentido.

VISION

Teniendo en cuenta que, la luz se difiere al entrar en contacto con el medio marino, lo que origina que la visibilidad en los peces disminuya, con relación a lo que consideramos nosotros como visión. De hecho el sentido de la visión es muy diferente de unos peces a otros. Teniendo que diferenciar los peces óseos y los cartilaginosos, la vista se desarrolla mas en los peces que su entorno sea en la superficie que los que habitan en los grandes fondos. Estos últimos tienen que desarrollar un globo ocular mayor que los demás, sobre todo por la ausencia de luz. Por lo general, los peces tienen los ojos a ambos lados de la cabeza, exceptuando claro esta, los peces planos que los tienen en el mismo lado del cuerpo. La visión binocular, solamente esta reservada para unos pocos sobre todo a los depredadores, porque sin ella difícilmente podrían perseguir y atacar a una presa. En el caso de darse esta circunstancia la propia especie podría sufrir su desaparición en breves décadas.

Entrando en pesquisas científicas, podemos decir que el ojo del pez esta compuesto por casi los mismos componentes que el ojo de cualquier animal terrestre, pero con la diferencia de que el cristalino es esférico, mientras que el terrestre es biconvexo. Esto origina que para enfocar cualquier objeto bajo el agua, los peces tengan que valerse de unos músculos especiales que hacen cambiar de lugar dicho cristalino, acercándolo o alejándolo de la retina para que puedan distinguir con nitidez el objeto. Por otra parte, el iris esta compuesto en su mayoría por pigmentos amarillos y violetas, debido a que el líquido ocular esta sobre cargado de estos pigmentos tan llamativos. La retina, sin embargo esta compuesta por bastones y conos, que son los responsables directos de visión, dichos bastones son los responsables de mandar, a través del nervio óptico los haces de luz más débil, mientras que los conos son los responsables de percibir los colores y la mayor luminosidad. De ahí que los peces que tienen su hábitat o lugar de caza en la superficie posean mayor número de conos que de bastones, siendo al contrario en los que habitan sobre grandes fondos. De hecho en algunas especies, la retina esta dividida según la entrada de luz al ojo, si son peces de superficie en la parte de arriba de la retina tienen mas conos que en la de abajo, lógicamente porque la luz les entra desde arriba.Por otra parte, los globos oculares de los peces están más sobresalientes que en los demás animales; esto es debido a que de esta forma el campo de visión se amplía mucho más. Pero sin embargo, aunque el campo de visión sea mucho mayor no son capaces de distinguir con nitidez el objeto en cuestión, a no ser que lo divisen frontalmente con ambos ojos a la vez. Esto hace pensar que el campo de visión lateral solamente les sirve para distinguir siluetas en movimiento, e incluso para escapar en una determinada ocasión. Muchas veces se da el caso que especies como dentones, bailas, o incluso lubinas, han entrado sin vacilación a un señuelo que ha pasado cerca de ellos, pero sin llegar a pasar por la frontal del pez. Esto explica lo comentado anteriormente, ya que al ser distinguido por uno de sus ojos y dentro del campo de visión lateral, y dándose también las circunstancias oportunas de apetito del pez, instinto de depredación y demás circunstancias, han hecho engañar fácilmente al pez lanzándose rápidamente sobre el señuelo. Para terminar podemos decir que en los peces de superficie o que su zona de caza es la superficie, se les desarrolla mas el sentido de la vista que los demás sentidos.


OLFATO

Volviendo de nuevo a considerar que el medio marino es completamente distinto al medio terrestre, debemos tener en cuenta que los olores son completamente distintos a lo que conocemos nosotros como tales. El olfato en los peces se puede encontrar en una o dos cavidades nasales, llamadas sacos nasales, en cuyas paredes se encuentran las glándulas encargadas de recoger las distintas sustancias químicas que están disueltas en el agua. Estas glándulas están compuestas por células en forma de dedo, llamadas digitiformes, y que son las encargadas de mandar al cerebro del pez, toda la información necesaria para que este la interprete correctamente. De ahí que el mecanismo olfativo se traduzca al simple llenado de agua de estos sacos nasales, y que al ser expedida posteriormente forma una corriente de agua, que se consigue con las compresiones y relajaciones de estas cavidades. Esta corriente depositara las partículas olorosas en las células digitiformes, encargándose estas de mandar la información recogida al cerebro.Muchas especies que pueblan el litoral marino han desarrollado el sentido del olfato más que el de la vista. La razón principal radica en que son depredadores nocturnos y ante la ausencia de luz, desarrollan mucho más el olfato y el tacto. Un claro ejemplo sería, la morena o el congrio, ya que son peces que antes de morder el anzuelo, tocaran y olerán bien la carnada. Estos peces que tienen mas desarrollado este sentido con relación a los demás, poseen un revestimiento sensorial en los sacos olfativos manifestados por una superficie rugosa, con salientes y cavernas, consiguiendo así una mayor sensibilidad olfativa.
En la mayoría de los peces teleósteos, o sea los que tienen un esqueleto óseo, estas fosas están sobre la boca y en una posición anterior que los ojos, mientras que en los peces saláceos, o sea, los que poseen un esqueleto cartilaginoso, estos orificios están situados en la parte inferior del rostro y algo mas adelantados que la propia boca. Pero, no solamente el olfato en los peces les sirve para alimentarse, si no que también les sirve para defenderse, reproducirse, e incluso la emigración a otros lugares. Este fenómeno es denominado genéricamente como “fenómeno de feromonas”, que en algunas especies no solamente transmite una determinada madurez sexual, o un determinado territorio, si no que también actúa de autodefensa. Hay especies que cuando alguno de sus miembros es atacado, apresado, o mal herido, segrega una sustancia química que al ser disuelta en el agua avisa a sus congéneres, advirtiéndoles de posible peligro existente en la zona, bien sea un depredador o el mayor de todos, el hombre. Este fenomeno es muy frecuente en especies como la Salpa, que al ser tocada por la mano del hombre cuando aun pende del anzuelo, desprende por su ano una sustancia que avisa a sus congeneres, por ello a esta especie se le conoce como “cagona”. Otra de las especies es la Oblada que también genera cuando hay situación de peligro una sustancia que avisa a sus congeneres de dicho peligro. El ejemplo claro de esta situacion es cuando estamos pescando en un banco de obladas y al sacar una se nos ha desenganchado del anzuelo y ha caido al agua, rapidamente desaparecen todas.

En esta primera parte hemos conocido dos de los sentidos de los peces, en la segunda parte conoceremos el resto.

miércoles, 7 de octubre de 2009

CARRETES: MULTIPLICADOR o FIJO

GENERALIDADES SOBRE LOS CARRETES PARA EL SURF CASTING
¿QUE CARRETE COMPRO, FIJO O MULTIPLICADOR?


Para una buena elección del carrete debemos tener claros varios puntos y, cómo no, las propiedades del carrete que se va a elegir. En primer lugar, el carrete también debe ser muy liviano, pero resistente a la corrosión marina. Por ello debemos elegir aquellos que en su aleación contengan mayor presencia de carbono, titanio, o materiales similares. Con respecto a la velocidad de recuperación, en carretes de bobina fija, en este caso la que más predomina es 4.5:1, que significa que el brazo de recuperación dará 4.5 vueltas por cada vuelta de la manivela, mientras que en los multiplicadores esta circunstancia dependera de las vueltas que de la bobina sobre si misma por cada vuelta de la manivela. Pero, una vez que vayamos a elegirlo, podemos incluso comprar aquellos que tengan mayor o menor nivel de recuperación según nuestro propio criterio.
Está claro que para esta modalidad existen varios tipos de carretes: Los multiplicadores o bobina giratoria y los fijos o bobina fija. Cuando se adquiere un poco de experiencia en la pesca a surf- casting, mucha gente se da cuenta de que utilizar carretes multiplicadores es como utilizar un Formula 1, pero, al igual que para pilotar un coche de esta magnitud se requiere una experiencia y un aprendizaje, con los multiplicadores sucede lo mismo. Por ello, el paso de bobina fija a multiplicadores, muchos lo consideran un abismo; pero la verdad es muy distinta, y la mayoría de las veces, esta opinión es muy exagerada, sobre todo por la leyenda negra que les persigue, que no es otra que al lanzar se producen los temidos nidos de sedal o pelucas. Para evitar esta situación habrá que regular bien los frenos, así como parar la bobina cuando consideremos que el plomo que ya esta en el agua, pero si está bien regulado este detalle pasa a segundo plano.


CARRETES MULTIPLICADORES:

Actualmente, estos carretes vienen provistos de dos frenos, que trabajándolos adecuadamente permiten utilizarlos en cualquier circunstancia, sin que se produzcan los tan temidos enredos o nidos de sedal. Para ello, se debe regular primero el freno de desplazamiento, que es el que frena al tambor o bobina por medio de unos discos igual de grandes que dicha bobina, algo así como los frenos de disco de un coche, y debemos aflojarlo o apretarlo en la medida del peso que utilicemos. Existen de varios tamaños, pequeño, mediano y grande, lógicamente cada disco utilizara mas o menos espacio de reduccion, aunque eso no se pueda apreciar a simple vista conviene saber que tamaño tiene cada carrete y siempre elegiremos el que tenga los discos de frenado de friccion mas grandes, a mayor superficie mejor frenado. Para regularlo podemos hacer lo siguiente: Para ello simplemente colocaremos la caña en horizontal, o sea paralela al suelo, y sencillamente dejaremos que el plomo caiga por su propio peso, pero teniendo en cuenta que nunca debe acelerarse o detenerse, sino que debe caer lentamente.
El otro freno, el centrífugo o magnetico, que es el que frena el tambor en el momento del lanzado impidiendo que éste se acelere en demasía y produzca lo indeseado. Su función es también muy sencilla, ya que utiliza una serie de imanes que ofrecen una fuerza de retencion teniendo como base principal su propio campo magnetico, haciendo que la bobina se retenga y gire libremente, algo así como bajar una cuesta con un coche en quinta y no en punto muerto. Mucha gente regula este freno en el centro aproximadamente y no lo vuelve a tocar en todo el día; pero para que nos dé un mayor rendimiento debemos regularlo correctamente en cada lanzado, para ello seguiremos las recomendaciones del frabricante, así como la escala que suelen llevar en dicho freno.
Pero lo mejor es que lancemos varias veces y lo regulemos según proceda, porque está claro que nunca lanzamos con la misma fuerza, ni siempre pescamos en la mismas condiciones marinas ni meteorológicas. Por otro lado, durante el lanzado, debemos tener en cuenta que con estos carretes no es el sedal el que se sujeta, sino la propia bobina, que deberemos sujetarla con el dedo pulgar y no con el índice como se hace con los carretes de bobina fija, así como también parala cuando el plomo entre en contacto con el agua. Por lo tanto, puede hasta producir confusiones en el momento del lanzado. Al igual que la posición de estos carretes es siempre por encima de la línea de las anillas y más cerca del puño, para que de esta forma sea el pulgar de la mano izquierda el que sujete la bobina del carrete, mientras que la mano derecha la colocaremos más arriba, o mejor dicho, más hacia el centro del puño, claro que dependera también como lo utilicemos.



CARRETES FIJOS

En el caso de que decidamos comprar un carrete fijo o bobina fija, debemos tener varios puntos en cuenta, aparte de que el manejo será mucho más sencillo. En primer lugar, la bobina o tambor siempre será en forma cónica, a ser posible de aluminio o, en su defecto, con los bordes de aluminio, para que de esta forma el sedal resbale mejor y se desenrolle más rápida y fácilmente. El freno no debe quedarse atorado, ya que si clavamos una buena pieza, la salida del sedal será fundamental para poder trabajar la pieza enganchada. De lo contrario, el pez puede romper con facilidad el sedal. El arco sujeta-hilos o pick up, nunca debe cerrarse en el momento del lanzado. Si lo hace romperá cualquier línea e incluso puede romper la caña. Estos carretes también poseen un mecanismo de antirretroceso de la palanca para evitar enredos en el sedal, cuando éste está flojo. Hay pescadores que prefieren comprar carretes sin freno, y con ayuda de este mecanismo trabajan la pieza enganchada. Una de las cosas más importantes es que el mecanismo del carrete debe ser siempre de materiales anticorrosivos, aparte de que también nos fijaremos en los dientes de la corona, y, cómo no, en el grosor del eje principal. Por otra parte, otro de los puntos a tener en cuenta será el rodillo guía-hilos; éste debe tener un rodamiento y poseer un sistema para evitar el retorcimiento del sedal producido por el calor al pasar a través de él.
Por lo general, en esta modalidad, los sedales a utilizar suelen ser relativamente finos. Por ello, muchas veces nos encontramos con el problema de cargar la bobina con muchos metros de sedal hasta que llegue al borde de ésta. Para esta operación, muchos pescadores colocan un sedal de diámetro medio en las 3/4 partes de la bobina y la última parte la cargan con sedal fino, de esta forma, el grueso hace de cuerpo, mientras que con el fino es con el que se pesca. También hay muchos pescadores que prefieren utilizar bobinas de competición para evitar precisamente este cuerpo de sedal, ya que estas bobinas solamente poseen la capacidad de 200 m. ó 250 m. de sedal fino, según el diámetro.

Otro de los puntos que también es muy importante en este tema, es el nivel de recuperación de estos carretes. Claro que de ello dependerá el diámetro de la bobina. Hay muchos pescadores que en esta modalidad prefieren utilizar carretes que tengan mucho nivel de recuperación y de esta forma recuperar el aparejo mas rápidamente. Personalmente, considero que esto no es un punto primordial en el surf-casting. Tal vez en el spinning si lo sea, pero aquí no, y todo porque si tenemos un carrete que nos recupere las piezas muy rápidamente, al poco tiempo de tenerlo descubriremos que la mayoría de los peces se recuperan por encima del agua y dando saltos, cosa que destruye la magia de la pesca. Esta magia no es más que poder disfrutar de las capturas cuando se resisten a abandonar su medio natural con tirones y aflojamientos; aparte de que muchas veces se nos desengancharán las piezas o partirán el sedal al llegar a la rompiente de las olas en la orilla. Para todo esto, existe una explicación lógica: si recuperamos un pez rápidamente, éste abrirá la boca y opondrá mucha más resistencia que si viene nadando, al margen de que tire más o menos. Esta resistencia hará que, muchas veces y según el grado de penetración que tenga el anzuelo en su boca, el pez se desclave por desgarramiento o bien se rompa el bajo de línea que, por lo general, es fino. Por todo esto, personalmente recomiendo comprar carretes que tengan la bobina bastante gruesa. Aunque tengan menor nivel de recuperación, tendrán mas facilidad en la salida del sedal y, por lo tanto, los lanzamientos serán más largos, que al fin y al cabo, es una de las principales características que se buscan en esta modalidad.
Bien solo espero que todas estas generalidades sobre estos carretes te puedan ayudar a conseguir elegir el carrete idóneo para ti. Ten en cuenta que a veces los carretes entran mas por los ojos que por la mano, no caigas en este error y estudia cada característica de cada carrete, seguro que al final haces una buena eleccion.
WILLY TEJEDA CAMPEON DE ESPAÑA DE LANZADO EN SURF CASTING

CARRETES: MULTIPLICADOR o FIJO

GENERALIDADES SOBRE LOS CARRETES PARA EL SURF CASTING
¿QUE CARRETE COMPRO, FIJO O MULTIPLICADOR?

Para una buena elección del carrete debemos tener claros varios puntos y, cómo no, las propiedades del carrete que se va a elegir. En primer lugar, el carrete también debe ser muy liviano, pero resistente a la corrosión marina. Por ello debemos elegir aquellos que en su aleación contengan mayor presencia de carbono, titanio, o materiales similares. Con respecto a la velocidad de recuperación, en carretes de bobina fija, en este caso la que más predomina es 4.5:1, que significa que el brazo de recuperación dará 4.5 vueltas por cada vuelta de la manivela, mientras que en los multiplicadores esta circunstancia dependera de las vueltas que de la bobina sobre si misma por cada vuelta de la manivela. Pero, una vez que vayamos a elegirlo, podemos incluso comprar aquellos que tengan mayor o menor nivel de recuperación según nuestro propio criterio.
Está claro que para esta modalidad existen varios tipos de carretes: Los multiplicadores o bobina giratoria y los fijos o bobina fija. Cuando se adquiere un poco de experiencia en la pesca a surf- casting, mucha gente se da cuenta de que utilizar carretes multiplicadores es como utilizar un Formula 1, pero, al igual que para pilotar un coche de esta magnitud se requiere una experiencia y un aprendizaje, con los multiplicadores sucede lo mismo. Por ello, el paso de bobina fija a multiplicadores, muchos lo consideran un abismo; pero la verdad es muy distinta, y la mayoría de las veces, esta opinión es muy exagerada, sobre todo por la leyenda negra que les persigue, que no es otra que al lanzar se producen los temidos nidos de sedal o pelucas. Para evitar esta situación habrá que regular bien los frenos, así como parar la bobina cuando consideremos que el plomo que ya esta en el agua, pero si está bien regulado este detalle pasa a segundo plano.


CARRETES MULTIPLICADORES:

Actualmente, estos carretes vienen provistos de dos frenos, que trabajándolos adecuadamente permiten utilizarlos en cualquier circunstancia, sin que se produzcan los tan temidos enredos o nidos de sedal. Para ello, se debe regular primero el freno de desplazamiento, que es el que frena al tambor o bobina por medio de unos discos igual de grandes que dicha bobina, algo así como los frenos de disco de un coche, y debemos aflojarlo o apretarlo en la medida del peso que utilicemos. Existen de varios tamaños, pequeño, mediano y grande, lógicamente cada disco utilizara mas o menos espacio de reduccion, aunque eso no se pueda apreciar a simple vista conviene saber que tamaño tiene cada carrete y siempre elegiremos el que tenga los discos de frenado de friccion mas grandes, a mayor superficie mejor frenado. Para regularlo podemos hacer lo siguiente: Para ello simplemente colocaremos la caña en horizontal, o sea paralela al suelo, y sencillamente dejaremos que el plomo caiga por su propio peso, pero teniendo en cuenta que nunca debe acelerarse o detenerse, sino que debe caer lentamente.
El otro freno, el centrífugo o magnetico, que es el que frena el tambor en el momento del lanzado impidiendo que éste se acelere en demasía y produzca lo indeseado. Su función es también muy sencilla, ya que utiliza una serie de imanes que ofrecen una fuerza de retencion teniendo como base principal su propio campo magnetico, haciendo que la bobina se retenga y gire libremente, algo así como bajar una cuesta con un coche en quinta y no en punto muerto. Mucha gente regula este freno en el centro aproximadamente y no lo vuelve a tocar en todo el día; pero para que nos dé un mayor rendimiento debemos regularlo correctamente en cada lanzado, para ello seguiremos las recomendaciones del frabricante, así como la escala que suelen llevar en dicho freno.
Pero lo mejor es que lancemos varias veces y lo regulemos según proceda, porque está claro que nunca lanzamos con la misma fuerza, ni siempre pescamos en la mismas condiciones marinas ni meteorológicas. Por otro lado, durante el lanzado, debemos tener en cuenta que con estos carretes no es el sedal el que se sujeta, sino la propia bobina, que deberemos sujetarla con el dedo pulgar y no con el índice como se hace con los carretes de bobina fija, así como también parala cuando el plomo entre en contacto con el agua. Por lo tanto, puede hasta producir confusiones en el momento del lanzado. Al igual que la posición de estos carretes es siempre por encima de la línea de las anillas y más cerca del puño, para que de esta forma sea el pulgar de la mano izquierda el que sujete la bobina del carrete, mientras que la mano derecha la colocaremos más arriba, o mejor dicho, más hacia el centro del puño, claro que dependera también como lo utilicemos.

CARRETES FIJOS

En el caso de que decidamos comprar un carrete fijo o bobina fija, debemos tener varios puntos en cuenta, aparte de que el manejo será mucho más sencillo. En primer lugar, la bobina o tambor siempre será en forma cónica, a ser posible de aluminio o, en su defecto, con los bordes de aluminio, para que de esta forma el sedal resbale mejor y se desenrolle más rápida y fácilmente. El freno no debe quedarse atorado, ya que si clavamos una buena pieza, la salida del sedal será fundamental para poder trabajar la pieza enganchada. De lo contrario, el pez puede romper con facilidad el sedal. El arco sujeta-hilos o pick up, nunca debe cerrarse en el momento del lanzado. Si lo hace romperá cualquier línea e incluso puede romper la caña. Estos carretes también poseen un mecanismo de antirretroceso de la palanca para evitar enredos en el sedal, cuando éste está flojo. Hay pescadores que prefieren comprar carretes sin freno, y con ayuda de este mecanismo trabajan la pieza enganchada. Una de las cosas más importantes es que el mecanismo del carrete debe ser siempre de materiales anticorrosivos, aparte de que también nos fijaremos en los dientes de la corona, y, cómo no, en el grosor del eje principal. Por otra parte, otro de los puntos a tener en cuenta será el rodillo guía-hilos; éste debe tener un rodamiento y poseer un sistema para evitar el retorcimiento del sedal producido por el calor al pasar a través de él.
Por lo general, en esta modalidad, los sedales a utilizar suelen ser relativamente finos. Por ello, muchas veces nos encontramos con el problema de cargar la bobina con muchos metros de sedal hasta que llegue al borde de ésta. Para esta operación, muchos pescadores colocan un sedal de diámetro medio en las 3/4 partes de la bobina y la última parte la cargan con sedal fino, de esta forma, el grueso hace de cuerpo, mientras que con el fino es con el que se pesca. También hay muchos pescadores que prefieren utilizar bobinas de competición para evitar precisamente este cuerpo de sedal, ya que estas bobinas solamente poseen la capacidad de 200 m. ó 250 m. de sedal fino, según el diámetro.
Otro de los puntos que también es muy importante en este tema, es el nivel de recuperación de estos carretes. Claro que de ello dependerá el diámetro de la bobina. Hay muchos pescadores que en esta modalidad prefieren utilizar carretes que tengan mucho nivel de recuperación y de esta forma recuperar el aparejo mas rápidamente. Personalmente, considero que esto no es un punto primordial en el surf-casting. Tal vez en el spinning si lo sea, pero aquí no, y todo porque si tenemos un carrete que nos recupere las piezas muy rápidamente, al poco tiempo de tenerlo descubriremos que la mayoría de los peces se recuperan por encima del agua y dando saltos, cosa que destruye la magia de la pesca. Esta magia no es más que poder disfrutar de las capturas cuando se resisten a abandonar su medio natural con tirones y aflojamientos; aparte de que muchas veces se nos desengancharán las piezas o partirán el sedal al llegar a la rompiente de las olas en la orilla. Para todo esto, existe una explicación lógica: si recuperamos un pez rápidamente, éste abrirá la boca y opondrá mucha más resistencia que si viene nadando, al margen de que tire más o menos. Esta resistencia hará que, muchas veces y según el grado de penetración que tenga el anzuelo en su boca, el pez se desclave por desgarramiento o bien se rompa el bajo de línea que, por lo general, es fino. Por todo esto, personalmente recomiendo comprar carretes que tengan la bobina bastante gruesa. Aunque tengan menor nivel de recuperación, tendrán mas facilidad en la salida del sedal y, por lo tanto, los lanzamientos serán más largos, que al fin y al cabo, es una de las principales características que se buscan en esta modalidad.
Bien solo espero que todas estas generalidades sobre estos carretes te puedan ayudar a conseguir elegir el carrete idóneo para ti. Ten en cuenta que a veces los carretes entran mas por los ojos que por la mano, no caigas en este error y estudia cada característica de cada carrete, seguro que al final haces una buena eleccion.